Paul Smith prepara su gran regreso mientras el cambio de estrategia impulsa las ventas

Paul Smith, fundador de la marca que lleva su nombre, indicó que su negocio avanza por el buen camino tras seis complejos años. El propio diseñador ha admitido que ha cometido errores, pero que ahora está enmendándolos. El resultado es que los pedidos están creciendo, las ventas de sus trajes se están viendo contrarrestadas por el auge de la tendencia de lo informal y las ventas de su ropa de mujer están aumentando con fuerza.


Ver desfile
Paul Smith - Primavera-verano 2018 - Paris - © PixelFormula

En una entrevista con el periódico ‘Sunday Times’, coincidiendo con su vigésimo cuarta aparición en la lista anual del diario de personas más ricas, el hombre de 71 años apuntó que la marca ha perdido su “sentido de sorpresa” y “diversión” después de que él cediera el control del diseño hace tres años al primer director creativo de la firma, Simon Homes. El exjefe de la división masculina recibió el trabajo por parte de Smith “en parte por mi edad”, indicó el fundador de la casa.

También añadió que la empresa se había diversificado en exceso con demasiadas marcas, entre las que figuran la propia Paul Smith, Paul Smith London, Black Label, Jeans y PS.

El creador de la compañía, cuyo patrimonio de este año lo coloca a él y a su mujer en el puesto 480 de la lista de personas más ricas con 480 millones de libras (544 millones de euros) en su haber (22 millones menos que el pasado año, es decir, 25 millones de euros), ha mantenido su lugar en el listado. Pero su estrategia ha provocado que los ingresos netos en doce meses, desde junio de 2017, cayeran 2,1 millones de libras (2,38 millones de euros), incluso aunque la facturación haya crecido un 3,5% y rozara los 185 millones de libras (209 millones de euros).

El fundador explicó que las colecciones se volvieron demasiado minimalistas y que comenzó a pagar “descabellados alquileres” por algunas de sus tiendas. Pero, señaló, reducir la oferta de la compañía a las marcas Paul Smith y PS, cerrar algunas de sus tiendas y recortar puestos de trabajo en Londres y Tokio fue la acción correcta para asegurar el futuro de la compañía. Paul Smith también retomó el control del diseño.

“Fue un movimiento valiente. Sabía que arruinaría la facturación por un tiempo y que las ganancias bajarían”, afirmó. “Y lo hicieron. Pero cualquiera que sea honesto consigo mismo sabrá que tienes que ser osado. Y que a veces tienes que ir hacia atrás para poder ir adelante”.

Pero el diseñador también destacó que su empresa ha sufrido los cambios de la industria, que pasan por reducir el número de retailers más pequeños al tiempo que las grandes cadenas crecen a gran velocidad, se expanden por todo el mundo “y matan a los independientes”, dijo con tristeza.

Aumento de las ventas

Sin embargo, los cambios parecen estar funcionando y los pedidos para las dos próximas temporadas están creciendo entre un 10 y un 11%, según él mismo apuntó. Y aunque se están centrando en una moda más casual, sus trajes también están siendo bien recibidos.

“Sí, los trajes, en el mundo en general, están en decadencia, excepto para Paul Smith. Los trajes están genial, pero tienes que mostrarlos de una manera diferente”, dijo. “Una chaqueta hecha a medida con un pantalón casual. Sastrería de moda, así es como yo la llamo”.


Ver desfile
Paul Smith - Primavera - verano 2018 - Paris - © PixelFormula

También es reseñable que las ventas de las prendas de mujer han aumentado un 20% y que la firma va a abrir nuevas tiendas en Alemania, Dinamarca, Corea del Sur, Sudáfrica y Reino Unido.

Smith destacó que su nueva fase de expansión no es solo un nuevo enfoque estratégico, sino también un reflejo de los nuevos consumidores que se pasan a la marca. Añadió que los compradores millennials se sienten cada vez más atraídos por firmas con un sello personal, pero que prefieren un acercamiento a la moda más evolutiva que a las tendencias que cambian temporada tras temporada.

Les gustan “marcas como la nuestra, que tienen un estilo consistente, son independientes, con aires británicos y muy personales. A mucha gente parece agradarle que Paul Smith siga siendo una marca propiedad de alguien llamado Paul Smith que está aquí cada día”, explicó.

La compañía pertenece en un 60% a Paul Smith y en este punto parece no haber intención de entrar a formar parte de un gran conglomerado. Pero pese a haber vuelto a tomar el mando del diseño, el fundador de la marca piensa en planes de sucesión. “Yo no voy a estar aquí para siempre. He aprendido la lección de hacerme a un lado, y lo que puedo hacer es ir delegando poco a poco aspectos de mi trabajo”, comentó. “Tengo un muy buen equipo de marketing, un buen jefe de retail, un estupendo director financiero y un director general. Tengo a dos o tres diseñadores en los que confío plenamente. Y, de momento, ayuda que yo dirija. Pero si yo no estuviera aquí mañana, la compañía podría seguir funcionando”.

Traducido por Eva Gracia Morales

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterLujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosLujo - CalzadoBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER