×

La policía italiana descubre en Nápoles un taller clandestino vinculado a la industria del lujo

Por
Reuters API
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
today 19 nov. 2019
Tiempo de lectura
access_time 2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Las autoridades italianas han arrestado al jefe de una empresa en Napolés que contaba con decenas de trabajadores clandestinos que supuestamente fabricaban productos de marroquinería para grandes nombres del sector del lujo.


Shutterstock


Vincenzo Capezzuto, director de Moreno Srl, ha sido puesto bajo custodia por trabajo clandestino y secuestro, según su abogado Rosario Pagliuca.
 
Fuentes cercanas a la investigación declaran que el taller de Melito, a las fueras de Nápoles y con un gran número de inmigrantes, elaboraba zapatos y bolsos para grupos como Armani, Saint Laurent (Kering) y Fendi ( LVMH) cuyos productos se venden por varios miles de euros.

Ninguna de las empresas ha confirmado su conexión con Moreno y Saint Laurent rebatió cualquier posible relación. Se calcula que la industria del lujo movió 276 000 millones de euros en todo el mundo en 2019, según las consultoras Bain & Co y la Fundación Altagamma, federación italiana de fabricantes de la industria del lujo.
 
Por eso, este caso pone el foco sobre el mundo de los talleres clandestinos y los subcontratistas sin escrúpulos que se esconden en muchos sectores de la industria, y que juegan un papel importante en la marca "Made in Italy".
 
Cuando la policía registró las instalaciones de Moreno, encontró y liberó a unos 50 trabajadores, entre ellos una mujer embarazada y dos adolescentes. Estaban escondidos en un almacén entre rollos de cuero y montones de zapatos y bolsos.
 
Rosario Pagliuca defendió a su cliente alegando que los pequeños proveedores formaban parte integrante de la industria y las principales casas de moda suelen pagarles poco.

"La fabricación en los alrededores de Melito se considera como una especie de China, donde la producción está descentralizada de la industria europea gracias al bajo coste y a los pobres derechos de los trabajadores", declaró. También negó que los trabajadores estuviesen secuestrados, alegando que solo se escondían para evitar el cierre de la empresa. Además, declaró que quería regularizarlos.
 
Los principales nombres de la moda cuentan con equipos de inspectores para asegurarse de que los proveedores respetan las leyes laborales y las normas de salud y seguridad.
 
"Pero la cadena de producción a veces es demasiado larga. A veces, el proveedor con el que se firmó el acuerdo externaliza su trabajo a otras empresas sin informar a las marcas" explica de forma anónima a Reuters una persona que trabaja en sector del lujo.
 
Saint-Laurent, marca controlada por el grupo Kering, aseguró que no tenía ninguna relación con Moreno. "Actualmente estamos investigando este asunto", declaraba el grupo francés. En un comunicado, Armani argumentaba que Moreno no era en ningún caso un proveedor directo ni un subcontratista autorizado por la marca. Fendi, por su parte, ha rechazado hacer comentarios.

© Thomson Reuters 2019 All rights reserved.